Comprendí todos los ladridos, gruñidos y miradas.

Comprendí todos los ladridos, gruñidos y miradas.

Comprendí

Comprender los ladridos, gruñidos, ronroneos y mirada de un gato o perro es estar ciertamente del otro lado de la barrera.

 

En mi caso, cuando observo que mi perro bosteza a toda mandíbula me dice que además de estar adormilado, dependiendo de la zona en donde está puede ser que esté pidiendo algo o esté preparando un reclamo a otro perro.

 

En el caso de los gatos, ocurre algo similar: puede ser que su ronroneo sea más fuerte o dulce; que rechacen el arenero para sus necesidades; que se escondan o que se hagan destructores.

 

Ese es el lenguaje cotidiano animal.

 

A veces me comentan acerca de la mejor manera para interpretar el lenguaje animal y si bien, no podemos decir que es sencillo; si puede convertirse en algo apasionante porque implica despertar nuestros cinco sentidos y empezar a tener un discernimiento que en otro contexto no tendríamos.

 

Por ejemplo, para algunos perros que empiezan a entrar en una edad avanzada, que puede ser después de los ocho o nueve años, es preciso estar atento hasta de la altura de la cama en la que acostumbran subirse.

 

A Barón, el cuarto de su guía antes le encantaba, después no fue así “porque la cama era alta, y lo parecía aún más a causa de las almohadas” . (Patricia Highsmith).

 

Otro ejemplo, es cuando los miramos, les hablamos de frente y vemos como menean su peluda cola, esa es una expresión conmovedora. Su colita es la mejor manera de expresarse.

 

En los gatos, me ha tocado ver y vivir que de repente les gusta esconderse, solo vigilarte, buscar la manera de “jugar” contigo.

Se vuelven tan cariñosos y dulces, siempre a la espera de caricias y cuidados; si bien su personalidad tiene distintos tintes a la del alma perruna; siguen siendo una bola de pelos que solo queremos acariciar y besar.

 

En resumidas cuentas, los ladridos, gruñidos y mirada son la mejor manera de comprender y tocar su alma y corazón. Solo hay que aprender a conocer e interpretarlos.

 

2018-06-15T08:00:24+00:00 viernes 15 junio,2018|Comunicación interespecies|5 Comments

5 Comments

  1. Sabrina 17 junio, 2018 at 4:08 am - Reply

    ¡Hola, Angie!
    Me ha movido mucho esta entrada de tu maravilloso blog, porque me siento muy identificada en tus palabras. Como todas las relaciones que vamos estableciendo en nuestra vida, la paciencia, la constancia y el amor nos van guiando para interactuar cada vez mejor con nuestros peluditos. Es un proceso largo y constante, porque los animales, al igual que los humanos, van cambiando con el paso del tiempo (¡bendita evolución personal!); pero también creo que es un proceso que se va dando de forma natural, y esa comprensión que vamos teniendo de lo que nos están comunicando nuestras mascotas, enriquece muchísimo nuestra capacidad de empatía, la cual es fundamental a la hora de crear relaciones sólidas con los otros (sean humanos o no). Así como también sentir que nuestro animalito nos comprende nos da una impresión de seguridad y consuelo muy gratificante.
    No sé…, pero cuando estoy a solas con mis gatos y nos abrazamos o simplemente permanecemos cerca el uno del otro, me invade siempre una sensación de bienestar, pero especialmente una sensación de conexión espiritual, de entender que todos en la vida estamos conectados y nos influenciamos mutuamente. ¡Realmente, experimentar esta emoción es un regalo!
    Y esta es precisamente la sensación que me produce esas fotos tan bellas que cuelgas y nos compartes (¡¡mil gracias por tu generosidad!!) en tus espacios virtuales donde sales acompañada de algún peludo: cercanía, amistad, confianza y una comunicación muy sana y entrañable.

    ¡Te mando un beso enorme y un saludo muy cordial a tus seguidores!

    • angelica 2 julio, 2018 at 5:39 pm - Reply

      Sabri:

      Es eso lo que nos enamora con los animales, así como hay un gran misterio, hay emociones reales, palpables que nos alimentan y llenan de entusiasmo porque reconocemos la vida que hay detrás de esos pelitos y patitas.
      Gatos o perros, animales domésticos que su relación con los humanos -de origen- es muy parecida me parece una manera de acercamiento especial y significativa.
      Muchas gracias por tu comentario. Siempre los amo.

    • angelica 2 julio, 2018 at 5:40 pm - Reply

      Mil gracias!

  2. Sabrina Soledad 26 junio, 2018 at 5:06 am - Reply

    ¡Hola, Angélica!

    Me ha encantado esta entrada que toca un tema tan práctico y a la vez emocional como es la comunicación única e irremplazable que establecemos con nuestros peluditos.

    Me identifico plenamente con lo que comentas y he inevitablemente me lleva a pensar en esa comunicación silenciosa que mantengo con mis compañeros de vida felinos. ¡Nadie me comprende ni me conoce en la intimidad como ellos! Y viceversa: con una mirada, con un gesto, con un maullido nos decimos todo. Es una comunicación sentimental que va más allá de las palabras y que, como bien dices, toca nuestras almas y corazones. Y eso es gratificante porque nos enseña a trabajar más con nuestra inteligencia emocional y este ejercicio nos beneficia a los humanos para elaborar relaciones interpersonales más sanas, empáticas y honestas. ¡¡Esa es una de las múltiples ventajas que nos deja la convivencia entre ladridos, maullidos, miradas y acercamientos sutiles de nuestras mascotas!!

    ¡Te mando un beso enorme y muchos ronroneos para ti y los seguidores de tu comunidad mascotera!

    • angelica 2 julio, 2018 at 5:40 pm - Reply

      Mil gracias Sabri!!!

Leave A Comment