Alma animal: Reflejo de las emociones

Alma animal: Reflejo de las emociones

“Alma animal”: Reflejo de las emociones.

Inspirada en el maravilloso trabajo del fotógrafo Robert Bahou, pensé que es buena idea profundizar en su significado.
Alma, etimológicamente viene del latín “soplo vital, respiración” y animal, “ser dotado de respiración o soplo vital”.

Después de aclarar la raíz del significado de estas maravillosas palabras, me gustaría reflexionar sobre su profundidad y el impacto en el alma humana.

De acuerdo a la experiencia de aquellos que hemos tenido la fortuna de compartir nuestra vida con un animal, sabemos que ellos, con su delineada sabiduría son el reflejo de las emociones.

No se necesita mucho, sólo un poco de observación para reconocer que sus rostros transmiten una callada serenidad.

¿Qué hay en la cara de un animal?

¿Qué dice esa apariencia que no sepamos?.

 

 

Quienes hemos vivido esta experiencia, sabemos que más que en los sonidos que producen, es en sus caras en donde podemos leer sus emociones.

“No es una superficie reflectante de nuestros temores o sentimientos, más bien es una apariencia única, el vehículo de una mirada que nos interroga digna y calladamente sobre nuestras preocupaciones o alegrías, que el animal observa, instalado como está en el amor o la indiferencia hacia nosotros, sus testigos”. -El País.

En este tiempo de búsqueda de silencio y paz interior, tuve una inmensa necesidad de poner palabras a lo que siento, para que sirvan de parapeto frente a la extrema sensibilidad que me despierta observar el rostro de un animal; comenzando por la mirada de mi adorado Apolo.

¿Que nos transmiten en su silencio? Exactamente eso que tanto buscamos y deseamos encontrar: serenidad, paz interior y un reflejo de nosotros mismos.

Esa sensación me da cuando “la realidad se empeña en abismarse y el presente aprieta” (Rosa Montero), creo que centrarme en el momento de sentir y vivir la presencia de un animal, es un acierto.

Cuando eso sucede, mi mente se aquieta, mi respiración se armoniza con la de él y llega el instante preciso.

Me considero golosa de la vida. Como Rosa Montero, creo que los días uno a uno pueden ser algo precioso.

Ralentizar el tiempo, cuando es bueno y aprender a apreciar todo lo que el azar nos regala día a día, esos dones que tendemos a ignorar; pero cuando compartes tu vida, esos instantes son imposibles de ignorar.

Como el amor de la gente que nos quiere; la salud, si la tenemos; un libro, un paseo, una conversación, un atardecer, un coqueteo, un beso, una risa, el lametazo de un perro.

Al igual que los momentos de felicidad, y la gratitud por poder vivirlos. Cada instante de emoción y belleza con animal, es como una perla.

Un modesto chispazo de luz que ilumina el mundo.

Es cuestión de permitirte caer tu humanidad, para experimentar ser el animal; no como una fantasía sino como un hecho real. Es ese en el que se da la conexión con la esencia del individuo.

 

¿Aún no compartes tu vida con un animal?

Te invito a hacerlo sin dudar.

2018-07-19T21:22:06+00:00viernes 14 abril,2017|Bienestar Animal|6 Comments

6 Comments

  1. Amaya 10 mayo, 2017 at 11:39 am - Reply

    ¡Hola Angélica!

    No deja de sorprenderme como los animales que (a no ser que tú me enseñes lo contrario) yo diría que no gesticulan, efectivamente, transmiten muchas emociones con su cara.

    Son un foco de aprendizaje ¡observarlos es una lección maravillosa!

    Un abrazo fuerte

    • angelica 13 mayo, 2017 at 11:47 pm - Reply

      Amaya! que gusto verte por acá. El lenguaje animal es amplio y se determina por distintas vías: para cazar, alimentar a los cachorros, pertenecer y ser aceptados en la manada y otras razones. Por lo que la gesticulación si es parte de esta manera de comunicación; incluso verás algunos que por imitación llegan a hacer guiños como cerrar el ojo, mi perro lo hace y sabe que luce divertido, así que ahora puede ser que ese comportamiento ya está condicionado, porque cada vez que lo hace recibe un premio en forma de botana o caricia, pero de que sabe hacerlo, lo sabe hacer. Y como bien dices, si observamos más descubrimos más. Mucahs gracais por tu coemntario.

  2. Raquel 12 mayo, 2017 at 1:58 pm - Reply

    Angelica, siempre que te visito aprendo nuevas cosas. Yo, aunque tengo dos perros, creo que no conecto tan profundamente con ellos, leerte y ver tus sentimientos, siempre alegran mi alma.

    Un abrazo

    • angelica 13 mayo, 2017 at 11:49 pm - Reply

      Raquel: muchas gracias por tu comentario, me da mucho gusto leerte porque siempre me permites conocer una parte de ti, que seguramente tus perritos detectan mejor que muchos a tu alrededor. Ellos “saben” y seguro conocen muy bien tu alma. Te mando un abrazo muy cariñoso.

  3. Conchi 15 mayo, 2017 at 7:43 am - Reply

    Hola Angélica,

    Creo que, como en otras ocasiones, agudizar esa sensibilidad, ese capacidad de observación, nos ayuda no sólo a aprender mucho de nuestros animales, sino también mucho de nosotros mismos. Además, nos invita a conectar con el momento presente y a no estar pendientes de nada más que de disfrutar.

    A veces, hace falta una excusa para conseguir estar presente y los animales que conviven con nosotros nos la dan.

    Un saludo enorme.

    • angelica 15 mayo, 2017 at 1:26 pm - Reply

      Conchi:
      Es muy cierto, si pudiéramos observar con más atención y disposición el reino animal, tendríamos más respuestas de nosotros mismos. Ellos y nosotros compartimos el mismo planeta, tenemos vida y nos complementamos. Ellos no tienen el diálogo interior, no tienen metas, ni planes, ni objetivos eso se los ponemos nosotros, ahí viene la mancuerna perfecta entre las especies. Muchas gracias por tus coemntarios, va de vuelta un gran abrazo.

Leave A Comment