+521(55)-18-50-27-98 angelicacervantes@gmail.com

El rastreo es la forma más antigua de comunicación entre animales. Conectar con la huella de un animal propicia que automáticamente nos ponga en contacto con la mente del animal. Mi habilidad como comunicadora se despertó cuando viví en el campo, en un bosque; el rastreo comenzó de manera natural, me motivó que estudié medicina tradicional mexicana y herbolaria con mujeres tzotziles de la zona maya de Chiapas.

La expansión de mi conciencia, cambio mi vida por completo. Cuando me enfoqué al reino animal, observé que ni siquiera se necesitan palabras. El mensaje comienza a llegar y de pronto, del rastro emerge una imagen clara y el cerebro comienza a llenarse de información.

atardecer-carretera

Atardecer-inspiración

La imagen es tan clara, que no hay manera de equivocarse, se presenta esta especie de proyección como una mini película en mi mente.

Comencé activamente a indagar sobre esta manera y encontré este campo de comunicación, principalmente por la línea de Anna Breytenbach.

Abrir mi conciencia y suavizar mi mente, corazón y cuerpo me permitió tener más experiencias intuitivas.

Cuando tu intuición se enciende, no hay marcha atrás. Así funciona.

Los caminos “plateados” aparecen y te llaman a seguirlos. A veces son unas líneas de luz que aparecen y a partir de ese momento todo comienza a suceder. Mi mente, corazón y cuerpo se dirigen hacia ahí a esa dirección no a ninguna otra.

Continúo y cuando hago contacto con el animal es un momento de gracia, es un instante que se despliega en una conversación.

Hay distintas señales en mi cuerpo que debo escuchar porque otras pueden ser producto de la imaginación, pero “el rastreo intuitivo”, es una voz en mi mente que me ofrece varias opciones, distinta información.

Al encontrar el rastro, te conectas con la frecuencia del animal; siento la necesidad de dirigirme hacia un solo rastro y solo me lleva a ese lugar, es un imán que me jala.

rancho-neblina

Rancho-neblina

Hay una dinámica viva en esta conexión.

Cuando trato de entender a un animal hago lo que él hace, me fijo lo que come, observo lo que hace. Cuando no lo conozco el rastreo me lleva a él, a su espacio vital.

Es la conexión de la vida que pasa a través del animal.

Rastrear es como danzar

Y hoy, te invito a danzar:

COMUNICACIÓN INTERESPECIES.