Nuestros perros nos conocen

Nuestros perros nos observan, están atentos de nosotros, piensan en nosotros, checan cada movimiento y cada acción es una caja de información para ellos; en conclusión: nuestros perros nos conocen.

A veces me pregunto si ellos tendrán algún discernimiento especial sobre nosotros?

Este conocimiento nace por su atención a nuestros movimientos. En un lenguaje no verbal; los perros saben quienes somos, saben lo que hacemos y en ocasiones conocen aspectos que son desconocidos para nosotros mismos.

Ellos nos descubren por como nos ven y aún más por nuestro peculiar olor; sin embargo sobresalen de estos dos aspectos nuestra manera de actuar ya que define quienes somos.

La manera como Apolo, mi border collie se mueve, me muestra gran parte de su personalidad, estado de ánimo y sus intenciones. Me doy cuenta de muchos elementos por la expresión de su cara, el movimiento de sus orejas y cola.

A los perros les pasa lo mismo con observarnos, para ellos, la identidad de la persona no solo se detecta por su apariencia u olor, también por como se mueve. Nosotros nos reconocemos por nuestro comportamiento.

Para los perros, un comportamiento habitual como caminar en un cuarto en nuestro estilo característico le brinda claves básicas de nuestras intenciones y siguientes pasos a desarrollar.

Ellos se anticipan a nuestras acciones; en parte por nuestra anatomía y en parte por la psicología que manejan; ellos reaccionan antes que nosotros debido a que “hilan” sucesos en serie que conocen y asocian a un resultado final.

Esta manera de conocernos es interesante, ya que nosotros podemos hacer lo mismo con ellos.

Ahora imaginen, despertar nuestros sentidos para descubrir más de nuestros perros, hay que desechar el miedo y atreverse a volar, aunque tengas que construirte unas alas. Con arrojo y mucha sensibilidad inventar lenguajes locos y fascinantes para alcanzar la libertad de conocer de fondo a tu perro.

Esto es y será un arte… es como un arte en movimiento.