Masaje Canino para mi perrita Luna

Soy Carolina, y a través de mi blog Conexión Mente Cuerpo y Alma, ayudo a las personas a volver a conectar con ellas mismas, cambiando su mentalidad, cuidando su cuerpo por dentro y por fuera y trabajando en su interior. Con ello, intento que cambien su vida a mejor y que así puedan ir hacia lo que les apasiona sin olvidarse de lo que realmente son.

En primer lugar quiero dar gracias a Angélica por dejarme participar en este hermoso blog, donde se aprende tanto de los animales…

Hoy vengo a contar mi experiencia al realizar un masaje canino a mi perrita. Ella es una Yorkshire Terrier de 11 añitos llamada Luna. Aproveché que estaba tumbadita para realizarle su primer masaje, pues aunque siempre ha recibido largos ratos de caricias, nunca me he llegado a poner enserio a realizarle un masaje.

¿Por qué decidí darle un masaje canino?

Porque son muchos sus beneficios: mejora su circulación sanguínea, les alivia dolores o tensiones musculares y articulares, les reduce el estres, mejora su sistema inmunológico, etc.

Pero eso no fue lo mejor, lo mejor fue las miradas de amor que me regalaba mientras le hacía el masaje y cuando acabé de realizárselo. No hacía falta que hablase para saber que me estaba dando las gracias con su tierna mirada y sus orijtas hacia atrás. Desde luego se crea un vínculo precioso.

¿Cómo le realicé el masaje?

Obviamente yo no soy una profesional como nuestra querida Angélica, pero me basé en varios vídeos que vi y le hice las maniobras que creí conveniente, aquellas que supiera hacer bien y que sabía que no iba a lastimar a mi perrita.

Puedes elegir un sitio cómodo y tranquilo para tu perrito: en una colchoneta, manta, cojín… Yo aproveché que estaba tumbada en el sofá para realizárselo allí. La acomodé y, mientras le hablaba con una voz suave, empecé mi masaje canino.

Como a ellos les encanta tanto, comencé haciendo movimientos circulares por la zona de sus orejitas y el cráneo. Suave, lento y con tranquilidad empecé a dirigirme hacia su cuerpo. Hay que tener cuidado con la zona de la columna vertebral, por ello como mucho le acaricié suavamente pasando mi dedo a lo largo de esta.

Después, pasé a trabajar a un costado. Movimientos circulares, con poquita presión, delizantes y de pequeña presión en sus patitas. Le ayudé también a realizar movimientos articulares con sus patitas suavemente.

Para terminar, no podían faltar unos poquitos de mimos y besos. Cuando finalicé, me miró con mucho amor y, después, miraba a mis manos como diciendo: ¿Ya? 🙁

Ha sido una experiencia muy bonita que recomiendo realizar si quieres conectar de esta forma con tu mascota, siempre con cuidado.

Si conmigo mi perrita se quedó contenta, no me quiero imaginar si hubiéra sido Angélica la que le hubiese realizado su masaje. He visto fotos de ella en esta web realizándolos y no hay duda de que los perritos están en la gloria, así que si deseas que tu perrito viva esa experiencia de forma más profesional y te encuentras en México, estoy segura que Angélica es la mejor opción.

Quiero comentar la importancia de no realizar estos masajes a perros que se encuentren enfermitos con fiebre, heridas, infecciones o huesos rotos, pues podríamos empeorar su situación cuando creemos que así le ayudamos. En estos casos lo mejor es llevarles a su veterinario para realizarles un buen tratamiento.

Sin más, espero que os haya gustado mi experiencia y os anime a ir un poquito más allá de las caricias y mimos para mejorar su salud y tranquilidad.