+521(55)-18-50-27-98 angelicacervantes@gmail.com

¿Qué sucede con las madres en el reino animal?

madre-gorila

La presencia de la madre en la crianza es todo: la vida de un nuevo ser, de principio depende del estado mental, emocional y físico de ella, más que del macho.

La maternidad alargada es una de las cualidades que más sobresalen del comportamiento y evolución de los grandes simios. En el caso de otras especies de mamíferos, en este afortunado grupo de primates al que pertenecemos los humanos, las relaciones con nuestras madres continúan después de la lactancia y en muchos casos pueden llegar a durar hasta la muerte.

Estos años de enseñanza social en manos de adultos emparentados, representan una oportunidad única para aprender datos para que los adaptemos a estructuras culturales como parte de nuestro inventario de comportamientos en un entorno de seguridad y confianza que más adelante resultarán vitales en nuestra supervivencia.

Para esta especie de mamíferos, esta sensación de cuidado, apoyo, protección y bienestar marcará importantes vetas de comportamiento para su desarrollo frente a la vida.

 

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”   Mahatma Gandhi

El Instituto Jane Godall promueve lograr un camino que equivalga a buenos resultados, mucho radica también en la forma que la crianza se da. Los seres humanos somos capaces de muchas acciones positivas. Podemos compartir, cooperar y apoyar con otras especies. La capacidad de empatía no es exclusivo de los seres humanos. Pero esta capacidad combinada con un cerebro de 1400cm3 (tres veces mayor al cerebro de un chimpancé de un mismo peso) es una poderosa herramienta.

Esto se transforma en que podemos cambiar situaciones, influir en nuestro entorno, encontrar soluciones a problemas propios y ajenos y ser felices ayudando a otros a ser felices.

Por eso, considerar las primeras etapas en la crianza se volcará en seres humanos que pueden aportar y generar cambios positivos en ellos mismos y su entorno.

Los mamíferos de manera natural buscamos preservar esa postura.

Observar el cuidado de las madres de otras especies siempre contribuye a la auto observación y motiva reflexionar y provocar posibilidades de cambio.

Aquí un interesante muestra de ello: