Consejos prácticos para el bienestar de tu animal de compañía

Sea cual sea la selección de tu animal de compañía, una vez que se hayan presentado las circunstancias deseadas, buscadas o inesperadas; la unión y el enlace comienza cuando las miradas se cruzan y su respiración se sincroniza con la tuya.

Una vez que esto sucede, el vínculo empieza a tejer una red que desencadena afecto y responsabilidad.

 

Por eso, es importante buscar el bienestar de tu animal:

 

  • Platicar con tu familia sobre tu gusto e interés de tener un animal en casa, habla claramente de todos los aspectos que creas necesarios para que la relación sea armónica.

 

  • Ponerse de acuerdo en las responsabilidades, dividirse horarios y actividades de acuerdo a los gustos y preferencias.

 

  • En caso de que el nuevo integrante sea un cachorro, explica con señales acerca del carácter y temperamento; las travesuras y riesgos que existen.

 

  • Comprender que los animales también van creciendo y sus requerimientos se transforman en cada etapa; ser preventivo al respecto.

 

  • Mencionar lo que te gustaría que sucediera en caso de que tú faltes (fallecimiento).

 

  • Compartir fotografías e información que despierten interés entre los miembros y tenerla a la mano, por ejemplo como imanes en el refrigerador, en tu celular, Ipad o agenda familiar.

 

  • CUMPLIR con lo que te comprometes, si tú eres el principal responsable.

 

  • Encontrar la manera de involucrar en algún aspecto a cada miembro de la familia.

 

  • Investigar la manera de satisfacer las necesidades básicas, relacionadas con el hábitat, alimentación e higiene.

 

  • Tener a la mano teléfonos de veterinarios 24 hrs.

 

  • Participar en una comunidad con experiencia.

 

  • Acceder a redes sociales en caso de extravío y darte de alta.

 

  • Brindar apoyo cuando te soliciten.

 

  • Cumplir con las medidas legales (en caso de ser animales en vías de extinción o los catalogados como exóticos) tener cuidado con no violar las reglas.

 

Estos puntos, ayudarán a que comiences con el pie derecho. Estarás preparado (a) para brindar bienestar a tu animal de compañía y esta relación se transformará en una experiencia rica en emociones y puede resultar muy divertido.