Instinto o hábito.

Bordecollie caza¿Instinto o hábito?

 

Se ha planteado: ¿Qué es un hábito y qué es el instinto? Bueno pues estudiando a los científicos como Darwin, noté que en sus observaciones mencionan que depende del origen se genera el planteamiento de Hábito o Instinto. Es decir, en esa esencia se crea o no el hábito.

El hábito se construye cuando hacemos una y otra vez lo mismo y presenta una cualidad interesante, generalmente si ese hábito lleva 7 pasos y nos vemos interrumpidos en el tercer paso; generalmente se comienza otra vez desde cero.

Como señala Darwin en su libro “El origen de las especies”: “Los hábitos se vinculan fácilmente con otros hábitos, con ciertos periodos de tiempo y con los estados del cuerpo. Una vez adquiridos, suelen estar constantes durante toda la vida”.

Es probable que en muchos casos el efecto de los hábitos sea de menos importancia comparado con los efectos naturales de los instintos.

Inclusive cuando realizamos una actividad física y la establecemos como hábito, descubrimos muchos aspectos que se relacionan con actitud ( activamos nuestra fuerza de voluntad, probablemente adormilada) y con el estado físico de nuestro cuerpo ( exploramos músculos que no conocíamos).

Hasta me lleva a reflexionar que los cambios en la estructura corporal surgen y son aumentadas por el uso o hábito y se llegan a perder por el desuso; yo no dudo que pase lo mismo con los instintos.

En el caso del instinto, es diferente éste se pasa de generación en generación debido a experiencias previas que conlleva a modificar una actitud. Un acto sigue a otro hasta como una especie de ritmo. Estos se reconocen tan importantes como las estructuras corpóreas de los individuos para su bienestar y adaptación en su actuales condiciones de vida buscando que sean equilibradas y que les ayude a enfrentar la realidad que viven.

Por ejemplo, los animales domésticos, dependiendo de la raza tienen en su ADN muchos aspectos de comportamiento, el perro de pastoreo está acostumbrado a ordenar el rebaño y correr por las ovejas perdidas; también puede presentar una actitud de correr tras las gallinas o entrar a la persecución de la presa cuando sea solicitado y/o necesario. Esa es la forma natural de reaccionar debido a sus instintos.

En el reino animal incluyendo nuestros propios animales de compañía, es importante detectar y distinguir entre uno y otro. Esto ayudará a mantener una relación de respeto y equilibrio que evite atentar con cuestiones de origen.

Al observarlos y notar su presencia y comportamiento podemos concluir que el animal está en momento presente, pero si el humano que está con él no lo entiende; reprenderá al animal para que no ladre o persiga a su “presa” queriendo modificar ese comportamiento que ya tiene. Ahí el animal está respondiendo por el ADN que trae en la sangre y el humano reacciona por las consecuencias del comportamiento; más no por identificar y diferenciar entre el hábito y el instinto.

Así que observemos más, vivamos más a nuestros animales de compañía; esta es una de las principales maneras de profundizar y establecer comunicación con nuestros animales de compañía.