Yo de cerca: Angelica.

AngelicaCervantesSoy Angélica.

Profesión: Licenciatura en Comunicación y Relaciones Públicas con especialidad en Mercadotecnia; estudié un diplomado en Antropología Social y me sumergí en el mundo de la herbolaria y el fascinante cuerpo humano, estudiando terapias relajantes a base de masajes, elaboración de aceites y baños de vapor (Temazcalli).

Paralelamente, el reino animal me parece hechizante, provocador e inspirador. Se que tiene voz propia y transmite mensajes todo el tiempo de distintas maneras. Su sola presencia ya se siente y busca tener un espacio para expresarse.

Esto me llevó a profundizar en el arte de comunicarme con los animales de manera honda, más detallada, siguiendo sus rastros enlazándolos con mi intuición para descifrar los mensajes que nos quieren dar.

Soy Angélica. ¿Mi aspiración? Lograr que la comunicación con tu hábitat sea más aguda y desafiante, afinando los canales plateados que rastrean las huellas de las especies que nos rodean para lograr un mejor entendimiento y que el equilibrio entre las especies se viva de forma respetuosa y comprometida.

¿Qué me llevó a interesarme en el Bienestar Animal?

La presencia de los animales, su mundo, la forma como se expresan y en especial, mi perro Apolo, un border colli lleno de vida y energía. Observarlo y vivirlo de cerca ha sido de las experiencias más poderosas en mi vida. Siempre tuve perros y gatos hermosos como: Sisi, Luna, Bono, Herón, Dorotea, Darky, Margaret, Camila, Chamana y más. El conjunto de todas las experiencias que con ellos viví le dieron un mejor cauce a mi relación con Apolo.

Por eso, este capítulo de mi vida se los dedico a ellos, a todos sin excepción, con la intención a contribuir a lograr un mejor entendimiento humanos-animales.

Ahora les quiero platicar quién es Apolo, cómo llegó a nuestra vida y cambió la dirección de mi existencia entera.

Mi esposo, que es un hombre sensible y amoroso; al poco tiempo de casarnos me dijo que no sería buena idea tener un perro en casa por el tamaño de nuestro departamento y por las actividades que teníamos. Un año después llegó a casa con un perro hermoso, de mes y medio de nacido. Es un border collie, me enamoré en el momento y me acordé que son perros de pastoreo y muy, muy, muy activos.

Al principio, mi esposo me dijo que estaría solo tres días con nosotros… eso no importó mucho en el momento, pensé y sentí un nombre adecuado para el y solito, caído del cielo llegó Apolo (hijo de Zeus) y así pasaron ya 4 años. Este 31 de julio Apolo cumplió estos 4 años con nosotros, alimentando nuestro hogar y nuestra vida.

ApolitoMemo1

Mi vida con Apolo:

Cuando me informé sobre las necesidades de un border collie, mi vida cambió. Los paseos con mi perro eran de tres a cuatro horas diarias, porque su nivel de energía era increíblemente alto, nada lo detenía y cuando tomaba un descanso, era de una hora y acto seguido parecía que no había hecho ejercicio en días y días. Así fue como empezamos a buscar amigos, perros y humanos con los que compartieramos tiempo de juego y aprendizaje.

Encontarmos una guardería, ahí Apolo comenzó a ser parte de esta manada, lidereada por un gran Golden, llamado Euro, amigo de corazón de Apolo:

Manada Apolo: amigos del alma.

Festejo Apolo 2015

Apolo, creció y distinguí rastros de su carácter que permanecen hoy día:

* Gran protector.

* Ladrador intenso, sobre todo cuando algo no le gusta o cuando está muy emocionado.

* Inteligente: aprende rápido.

* Solidario: Hay alguien a quién ayudar? Es el primero en llegar para separar o apoyar a alguno de los contrincantes.

* Independiente: Le gusta tener su espacio.

* Seguro: Cuando no se trata de truenos, tormetas y cuetes.

* No es tan tierno ni da tantos besitos.

* Excelente compañero para estar en silencio y sólo observando.

* Discreto e íntimo… y así me seguiría con una lista inmensa de cualidades.

Nuestra relación con Apolo ahora es más cercana, estable y de permanente comunicación. Por cuestiones de trabajo, mi esposo viaje constantemente, por lo que mi relación entre Apolo y yo es de lazos irrompibles e inquebrantables.

Esto me ha llevado a conocer y descubrir el gran mundo que hay atrás de lo que a simple vista observaba.

¿Cuál fue mi detonante para profesionalizarme como asesora en bienestar animal?

El 11 de diciembre del 2015, Apolo sufrió un incidente que me puso mucho más alerta del mundo animal.
Debido al estruendo de los cuetes de las festividades de la época, vivió tal susto atroz que se desvanció estando en la guardería.

A partir de ese momento, una queridísima amiga me invitó a vivir una sesión de comunicación interespecies para llegar al fondo y descubrir qué llevó a Apolo a ese nivel de estrés; ahí se abrió un nuevo mundo, abandoné los prejuicios que tenía con el método y me aventuré con todo mi ser a esta maravillosa experiencia.

Mi camino junto con mi hermoso border collie adquirió más sentido; comprendí que lo que el escuchó fue como una metralleta que disparaba, en donde la muerte se asomaba, lo descubrí preocupado por sus amigos de manada; comprendí que en su memoria generacional existe el hecho que al ser un perro de pastoreo su función zootécnia es ordenar el rebaño pero a la vez los cazadores llevaban a sus pastores para acompañar a los perros cazadores por su presa en la persecución, incluso esta variedad de border collie es más alto que el tradicional para detectar mejor a la presa.

En en ese momento preciso, Apolo -como instinto de sobrevivencia -optó por desmayarse pero en su interior recordó a su compañera de vida ( o sea yo mera) y tomó la decisión de continuar adelante y comenzar un aprendizaje para enfrentar sus miedos, así que juntos comenzamos este camino.

Y así en este andar juntos, amigos inseparables, protector aplastante y campeón con la pelota, encontramos siempre sorpresas para hacer el juego y la vida más divertida, jugosa, valiosa y desafiante.

Ahora conozco a mi perro, lo que le gusta y no. Me comparte importantes necesidades de la vida cotidiana eso transformó nuestra relación con más lógica y motivación a profundizar más y más. Me veo reflejada en él.

Por estos motivos quise profundizar y ser un facilitador, un enlace entre tu animal de compañía y ayudarte a resolver situaciones de comportamiento, salud, estancia, artículos, recomendaciones etc. Aquellos elementos que tengan que ver con brindar bienestar.

Y así, decidí estudiar, con grandes maestros como Gary Biaconi, Carol Guney , Janet Roper  y Anna Breytencbach.

Descifrando y vivendo en el entretejido de la vida es que soy lo que soy hoy día.

Te invito a que descubras y te descubras a través de tu animal de compañía.
Yo misma, he encontrado importantes respuestas sobre mi mundo interior.
Mi interés es contribuir para recuperar el lugar que tienen y les corresponde en el planeta.
Lo propongo en un sentido de respeto y armonía.

    Conoce más de tí, acércate a tu animal de compañía y descúbrete a través de él y con él

¿Te animas? Yo amo ser asesora en bienestar animal.